Samy, Inma y Roberto

Puedes decir alegría, o puedes decir Samy. Las dos palabras son sinónimas, al menos cuando Samy viene a la clínica, a pesar de que su problema de piel hace que sus visitas hayan sido frecuentes en el pasado. Pero ahora está mucho mejor…bueno,  asómate al video y compártelo si te ha gustado.

https://www.youtube.com/watch?v=UJDjshpO6zM

¡ Feliz semana !

Anuncios

Comentario final sobre el caso clínico de Samy y la sarna demodécica

Alta. Plano general.Detalle del lomoDetalle del musloUna belleza de perrita ¿ no ?7-    Comentario final:

En las demodicosis generalizadas que afectan a hembras aconsejamos siempre la ovariohisterectomía (esterilización) por dos motivos. Uno, el carácter hereditario de la enfermedad, y el otro, el hecho de que el celo, gestación y parto, son situaciones de estrés fisiológico que pueden desencadenar la aparición de nuevos episodios en una paciente controlada. En los machos la esterilización también reduce el estrés y ayuda a controlar recaídas.

Próximamente, un nuevo caso clínico.

¿ Os apetece ?

Como veo que no es es fin del mundo: Samy contra los invasores, capítulo IV

A los 2 meses

A los 2 meses

Detalle del cuello

Detalle del cuello

Detalle del tronco

Detalle del tronco

5-    Tratamiento:

El protocolo inicial incluye baños antiseborreicos y de sulfuro de cal, collar de amitraz, pipetas de moxidectina y ácidos grasos.

A los 2 meses realizamos un control, y la evolución es muy favorable: la seborrea ha desaparecido, así como el eritema, y el pelo ha crecido bastante. Mantenemos el tratamiento y citamos una nueva revisión 2 meses más tarde.

Pasados 4 meses desde la primera consulta hacemos un nuevo raspado y es negativo.

Aún así, mantenemos los baños, el sulfuro de cal y los ácidos grasos, y revisamos a la paciente cada 2 semanas.

Ahora hay que salir del baño

-¿Qué son esos gritos?

-Nada, que me he metido a bañar a Dolsa y me he olvidado de coger toallas para secarla.

-Pues coge el secador.

-No, hay que hacerlo con toallas.

-No pensarás usar las nuestras ¿no?

-¿No tienes toallas viejas? Mira a ver, yo creo que tenemos algunas de Nela en el armario del pasillo.

-Qué va, hija, las tiré…además, estaban hechas una pena, muy pasadas.

-Vale, pues dame las que peor estén, y yo compro mañana un juego nuevo, yo me encargo ¿vale?

-¿Te apañas con dos?

-A ver, tendré que hacerlo. Gracias mami. Ya que estás, déjame cerca la mía, para cuando acabe con ella.

-Aquí tienes…y eso de bañarla, así, de repente, ¿por qué te ha dado por ahí?

-Es que…se ha metido en un charco y se ha puesto perdida (lo de la caca me lo ahorro, mejor no digo nada, bastante asco me ha dado a mí). Es que si no iba a manchar toda la casa, mamá.

-No, Mayte, has hecho bien. Bueno, acaba pronto, que se quiere duchar tu padre, que acaba de llegar del trabajo.

-Vale mamá, déjame también la fregona para recoger luego.

Madre mía, me he empapado, pero primero la seco a ella con la toalla grande. Me salgo del baño, la cojo…y se ha sacudido bien sacudida, parece una rata, jajajajaj.

Ya está, la seco dentro de la bañera con la toalla. La cabeza, luego el cuerpo, y al final las patas. Y ahora, fuera, la vuelvo a secar con otra toalla, yo creo que ya está. Ahora me toca a mí. No sé si abrirle la puerta…no, mejor cuando me duche yo, no sea que le dé por correr como una loca por toda la casa.

Bueno, pues ya estoy lista. Friego el baño y meto las toallas para lavar, que no se sepa lo que han secado…

-Ya está papá, ya puedes entrar.

-Hola Dolsa, estás húmeda.

-Wrffff, wrffff.

-Eso es que quiere jugar contigo.

-¿Ya la entiendes?

-Sí, tiene su propio lenguaje. Cuando hace eso, espera que juegues con ella, que le tires algo para jugar.

-¿Qué más hace?

-Cuando se asusta, hace el guau, guau típico. Pero no la asustes, ya lo verás cualquier día que la bajes, se asusta con casi todo ahora.

-¿No pensarás que la voy a bajar a la calle yo?

Hoy toca baño

Hoy toca baño…¡vaya día que llevo!

Hay que ver como se ha puesto de barro Dolsa, qué asco…y cómo huele a caca, debe haber pisado una o se ha rebozado, no quiero ni pensarlo. Menos mal que siempre me bajo a la calle con toallitas húmedas, varias bolsas para la caca, kleenex…llevo de todo.

A ver, le limpio las patas con las toallitas porque parece que esto es caca, puajjjjj.

-Quieta Dolsa. Muy bien, no, no te sientes…pobrecita, no sabe lo que quiero. Muy bien, muy bien, dame la otra pata…eso es.

Bueno, ya he quitado lo gordo, ahora a casa para bañarla.

Haremos lo que decimos siempre en la clínica. Para no dejarme la espalda y, sobre todo, para que no se asuste -es su primera vez- me meteré DENTRO DE LA BAÑERA con ella para bañarla. Vamos al baño.

-Ven Dolsa, muy bien. Siéntate mientras me quito la ropa.

Así es más fácil, me meto dentro, la baño y luego me ducho yo.

-Sube Dolsa, no, espera que te coja, que si no te resbalas. Siéntate…muy bien.

Cojo la ducha de teléfono, templo el agua y empiezo por el cuerpo y las patitas. La cabeza la dejo para el final, ya veremos qué tal se nos da.

Ya la tengo mojadita, así que cojo el champú para pelo largo y liso que me he traído y la enjabono todo el cuerpo menos la cabeza. Estos champús no hacen espuma, y hay que dejarlos actuar 5 minutos antes de aclarar…creo que le voy a dar dos manos de champú, está chorreando agua casi negra, puajjjjjjj.

Parece que le está gustando, le echo el agua para aclararla y…efectivamente, necesita otra mano de champú.

-Muy bien Dolsa.

-Wrrffff, wrrffff

Huy, quiere jugar.

-No Dolsa, no. Sienta. Muy bien.

Mira, le gusta. Normal, le estoy dando un masaje que no veas, a mí también me gustaría, no me extraña. Otra vez la aclaro y vamos con la cabeza. Abro el grifo en lugar de la ducha y con las manos la voy mojando…jajajajaja, qué cara se le ha quedado.

-¡Ahhhhhhh!, no te sacudas…

Me ha empapado, menos mal que me quité la ropa. Bueno, le froto el cuello y lo que me deje de la cabeza, la verdad es que se está portando fenomenal. La aclaro con las manos cogiendo el agua del grifo, mmm, voy a intentarlo con la ducha, con poca presión, que no le entre jabón en los ojos…estupendo, no le importa.

Ya está bañada, se me ha dado muy bien. Ahora a secarla…¡mierda! No cogí las toallas.

-¡Mamáaaaaaaaaaaaaa!